El gusto por la vida, a pesar de lo que pueda parecer, no es algo que venga de suyo. En nuestra modernidad el empuje a la felicidad hace que en muchas ocasiones "ser feliz" se convierta casi en una obligación y las personas llegamos en ocasiones a sentirnos culpables por no poder disfrutar de la vida.
¿Por qué alguien puede llegar a sentir que la vida no tiene interés? ¿es posible salir de ese estado sin atiborrarse de medicamentos que nos hagan olvidar el "dolor de existir"?

Descargar archivos

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted