del niño, a tal punto que la clínica psiquiátrica infantil solo fue establecida muy tardíamente.
Los padres tendemos a culpabilizarnos cuando algo no van bien con el hijo ¿qué hemos hecho mal? se preguntan, sin conseguir entender que no todo pasa por ellos, que los niños tienen un psiquismo propio, que atraviesan por momentos de especial dificultad en su camino de adaptación al mundo que les ha tocado vivir y que los síntomas son la señal de esa dificultad y que éstos provocan sufrimiento.
Este sufrimiento se manifieste de muy diversas maneras, a veces indirectas con síntomas corporales, angustia, miedos, dificultades con los estudios, tics nerviosos, aislamiento... y al igual que nos sucede a los adultos a veces esos síntomas son pasajeros y no revisten mayor gravedad, pero en otras ocasiones eso no es así y el mantenimiento de determinada sintomatología introduce serias dificultades para el desarrollo tanto físico como afectivo de ese niño. Cuando esto ocurre debemos dirigirnos a alguien que pueda ayudar a nuestro hijo a encontrar una salida para que pueda proseguir con su desarrollo con normalidad.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted